Felici(dad)

img_2300Un fin de semana lleno de Magia. Porque ya sabéis “quién tiene magia no necesita trucos”. Sí, así lo describiría. He vuelto llena de amor para dar(me). Sin juicios. Ni etiquetas. Ni apegos. Aceptando lo que la vida me va dando en cada momento porque no hay cosas buenas o malas solo circunstancias personales pasajeras que nos hacen ver las cosas de una u otra manera pero al final todo es un círculo que va cambiando de color y energía.

De nuevo me he inundado de humanidad. Respeto. Amor. Luz. Humor…escuchando las mil y una batallas encondidas detrás de cada una de las carcajadas compartidas. Fundiéndome en abrazos que me permitían llegar hasta el niño interior que todos llevamos dentro, ese niño o niña que tenemos descuidado y que es pura vida, autenticidad, espontaneidad y alegría.

Con cada una de las personas, rincones y experiencias vividas se mezclaban trillones de sensaciones. Esta vez no había espacio para la razón. El corazón era la brújula y la intuición el camino a seguir. Y así he vuelto… Amando hasta la última piedra que encontraba en el camino. Un camino aparentemente vacío y opaco en el que si te paras con todo tu Ser y alma, esa que nunca te engaña, todos éramos capaces de ver la auténtica esencia de la naturaleza. La  verdadera belleza que esconden un puñado de piedras, hojas caídas, piñas, arbustos, flores secas, plumas…y crear el más tierno y bonito de los mandalas.

img_2301

La Madre Tierra, la que nos dió la vida, cuídala y contémplala.

Sigue leyendo

No esperes nada de la vida y espera todo de ti

No esperes que la vida sea benévola contigo porque seas un ser con buen alma aunque imperfecto. Tampoco esperes justicia porque creas hacer las cosas bien. No. No es así como funciona el mundo real. Mejor no esperes nada. El que vive de ilusiones muere lentamente a base de decepciones.

img_2288

Pero hazme un favor espera todo de ti. No te lamentes por tu camino lleno de baches. Lo que te pesa es tuyo así que no te quedes ahí parado lamiéndote las heridas, eso puede que te sirva un día, quizá dos, pero luego sal ahí fuera, pelea y enfréntate a la que posiblemente sea la mejor escuela, la vida. Ella sigue su curso. No espera. No avisa. No tiene compasión ni falta que nos hace. Un tanto capulla a veces, pero a pesar de las adversidades no te vuelvas frío como algunos me dijeron. Al contrario, da sin esperar nada…el amor como yo lo entiendo, lo puede todo.

Hace unos años sentí tener todo lo que me hacía feliz, me preguntaba porqué. Agradecía cada día por sentirme afortunada de poder realizar el que iba a ser el proyecto de mi vida. Tenía todo lo necesario para sentirme llena. Plena. Duró lo que tuvo que durar…

 

Tenía miedo de que fuese tan perfecto y en cualquier momento todo se torciera. Estamos tan acostumbrados a lo malo que cuando algo bueno nos pasa nos da miedo. Me preguntaba “porqué a mí”. Hoy te pido otro favor, nunca te hagas esa pregunta. Jamás. Sé agradecido pero nunca dudes de lo bueno que te pase. Desde entonces aprendí a quererme diferente, mucho y bien, así que todo lo bueno que venga es porque me lo remerezco. Y lo no tan bueno será porque algo debemos aprender para volvernos más humanos, más fuertes, más auténticos y menos perfectos.

Aprendí que no hay que esperar a los momentos de gloria para vivir, aunque te duela todo el cuerpo. Aprendí a cuidar mi mente de manera que sea yo quién tenga el control sobre ella. Aprendí a dar y no esperar nada, aunque a veces duela pero mi piel va ganando grosor.

Somos más fuertes de lo que imaginamos. Infinitamente capaces de  enfrentarnos con la mejor de las sonrisas a lo que la vida nos va dando en cada momento porque si hay algo que no podemos controlar es lo que mañana occurrirá.

No te creas con el derecho a vivir con una vida plena. Aquí todos somos supervivientes. Esto es un regalo. A cambio toca arriesgar y currárselo. Unas más otros menos pero cada cuál tiene su dosis de drama.

Maybe sin esas adversidades nunca hubiesemos dado con ese camino que jamás pensabamos amar, incluso con personas especiales que nunca hubiesemos tenido el gusto de conocer…

Detrás de todo hay un propósito. Quizá tu pasión. Mi pasión. Tu camino. El mío. Nunca es tarde para reinventarse. Es más, no dejemos de hacerlo!

Lo mejor está por llegar…

img_2264

NUNCA PIENSES QUE LO JUSTO ES LO CORRECTO, PORQUE SI TE METEN UN DEDO EN EL CULO QUEDA JUSTO, PERO NO ES LO CORRECTO

Carol

Bonito volver a nacer cada día

Bonito, todo me parece bonito
Bonita mañana
bonito lugar
bonita la cama
qué bien se ve el mar
bonito es el día
y acaba de empezar bonita la vida
respira, respira, respira…

El teléfono suena, mi pana se queja
la cosa va mal, la vida le pesa
que vivir así ya no le interesa
que seguir así no vale la pena
se perdió el amor, se acabó la fiesta
ya no anda el motor que empuja la tierra
la vida es un chiste con triste final
el futuro no existe pero yo le digo…

Bonito todo me parece bonito

Bonita la paz, bonita la vida
bonito volver a nacer cada día
bonita la verdad cuando no suena a mentira
bonita la amistad, bonita la risa
bonita la gente cuando hay calidad
bonita la gente que no se arrepiente
que gana y que pierde, que habla y no miente
bonita la gente por eso yo digo…

Qué bonito que te va cuando te va bonito,
qué bonito que te va

Bonito, todo me parece bonito
La mar, la mañana, la casa, la sombra,
la tierra, la paz y la vida que pasa.
Bonito, todo me parece bonito.
Tu calma, tu salsa, la mancha en la
espalda, tu cara, tus ganas el fin de semana

Bonita la gente que viene y que va
bonita la gente que no se detiene
bonita la gente que no tiene edad
que escucha, que entiende, que tiene y que da

Bonito Portet, bonito Peret
bonita la rumba, bonito José
bonita la brisa que no tiene prisa
bonito este día, respira, respira
Bonita la gente cuando es de verdad…

Bonito, todo me parece bonito

Sigue leyendo

Lo que hacemos es lo que nos define

image

Nuestro cerebro es como un jinete a lomos de un elefante. El jinete es nuestra parte racional, serena y comedida… esa que te dice, “me viene bien comenzar una dieta” o “mejor no le digo cuatro cositas al que tengo delante”. Sin embargo, nuestro querido jinete está sobre un elefante gigante que representa nuestra parte emocional e instintiva y que “se entrega a la causa” de la bandeja de postres o al momento “decirle las cuatro cosillas y alguna más al que tienes enfrente”. El jinete planifica, mira a largo plazo mientras que el elefante se mueve por el capricho y por el aquí y el ahora. Y si los dos entran en conflicto, como por ejemplo “todo el mundo pide postre y yo no…” o “se está pasando y me estoy cabreando”, adivina ¿quién va a ganar? Pues sí, el elefante, es más fuerte y más rápido. Necesitamos asumirlo para no frustrarnos en exceso y, sobre todo, para actuar. Así que la solución para sentirnos bien con nosotros mismos es sencilla: evitemos el conflicto entre nuestra parte racional y nuestra parte emocional, lo que solo conseguiremos si entrenamos los hábitos o “amaestrando” al elefante, como nos explica Mago More en su práctico libro “Superpoderes del éxito para gente normal”. Veamos dos claves para ello.

Sigue leyendo

No te preocupes, ocúpate!

Richard Carlson, psicólogo estadounidense bastante conocido por sus artículos sobre la felicidad y la calma, en su libro “No te ahogues en un vaso de agua”, con un lenguaje simple y en cortos capítulos de dos a tres páginas propone más de 100 estrategias prácticas que nos pueden dar las claves para ayudarnos a manejar de una forma más efectiva los inevitables contratiempos y fluir ante las emergencias que nos plantea la vida.

image

Sigue leyendo

El eco de la vida

La gente lo llama eco, pero en realidad es la vida, te devuelve todo lo que dices y haces. Nuestra vida es solamente un reflejo de nuestras acciones; si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor; si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean; si quieres una sonrisa en el alma, da una sonrisa al alma de los que conoces.
Esta relación se aplica a todos los aspectos de la vida, la vida te dará de regreso exactamente aquello que tú le has dado. Tu vida no es una coincidencia, es un reflejo de ti.

Sigue leyendo

La constancia alcanza lo que la dicha no

Decía Mario Benedetti…

“No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.”

Sigue leyendo