Muchas veces tienes que vivir lo que no quieres para saber lo que quieres.

Después de tres meses…he vuelto y de qué manera! Estoy curada!

La última vez que escribí fue para liberarme y gritar a los cuatro vientos que tenía una enfermedad neuromuscular. Una distonia. Me hice responsable de ella puesto que yo solita me fui apagando y desconectando de mí misma a través de mi mente. ¿Cómo? Dejando que ella me hablase y controlara cada uno de mis pensamientos y precisamente a última hora no eran muy bonitos. No es que estuviese loca. Es que el poder de la mente es tan grande que o la frenas o te pierdes. Todo está en tu cabeza.

Estaba metida dentro del mundo de la competición por un puesto de trabajo estable. Mi subconsciente nunca quiso eso para mí y yo no supe hacerlo mejor, ya que vivía creyendo que esa iba a ser la cumbre de la felicidad, y no. Me equivoqué y me perdoné. Perdónate tú también. Es la clave para que todo venga y se vaya.

He vuelto ,… gracias …..y esta vez es para quedarme….

IMG_2697

Sigue leyendo

Anuncios

Ninguna desgracia podrá herirte si descifras la lección que encierra en ella.

En realidad nunca he llegado a contar con claridad el por qué de este blog. Me negaba a pronunciar la palabra. La que tanto dolor y rechazo me causaba. Tenía miedo. Tampoco nadie me habló claro en su día pero es que todo hay que decirlo, esto es algo raro de cojones y como bien me dijeron “te ha tocado”. Así que apechugué como mejor supe hacerlo.

Sigue leyendo

PASO

La palabra Pascua (pascae en latìn, pèsaj en hebreo) significa PASO.

En el caso de los judíos representa el cruce del Mar Rojo, es decir el PASO de la esclavitud hacia la libertad.

Para los católicos se conmemora la Resurrección de Cristo, es decir, el PASO de la muerte hacia la vida eterna.

Incluso para los ateos significa la Supremacía del Espíritu por sobre la Materia.🙏🏼

Por eso en estas Pascuas deseo de todo corazón que nos animemos y demos ese PASO.

Sigue leyendo

Y no pude evitarlo…

Me bebí de un trago el miedo y lo vomité meses después.

Me enamoré de tu espalda  y pasé las noches sola.

Tropecé con muchas piedras, pero alguien me regaló flores y mereció la pena.

Le pedí un deseo a una estrella y lo estrelló contra el suelo.

Te olvidé a la fuerza, pero la canción que está sonando me recuerda a ti.

Quemé los puentes pero llegaste caminando por las nubes.

Vi a los fuertes salir airosos de un vendaval y derrumbarse ante una leve brisa.

Intenté levantarte pero tú querías quedarte en el suelo.

Batí mis alas y divisé desde lo más alto…lo bajo que uno puede caer.

Pregunté demasiado y me pegó una paliza la realidad.

Luché contra el viento y la marea nunca te trajo hasta mi orilla.

Destruí todo lo demás y construí un refugio para ti en mis brazos.

Estrángulé a sangre fría el pasado para revivir lo que era volver a sentir.

Conocí los entresijos del corazón, recorrí sus laberintos y me aprendí de memoria la salida.

Te conocí a ti y no pude evitarlo.

El gozo de la vida

“Debes estar completamente atento en el presente para disfrutar del té.

Solo en la consciencia del presente, pueden tus manos sentir el calor agradable de la taza.

Solo en el presente, puedes saborear el aroma, notar la dulzor, apreciar la delicadeza.

Si estás pensando en el pasado, o preocupándote sobre el futuro, te perderás completamente la experiencia de gozar de la taza de té.

Mirarás a la taza, y el té se habrá acabado.

La vida es como esto.

IMG_2640

Sigue leyendo

Me cae mal…

caer mal (v.)
cargar a uno, detestar, no gustar, sentir horror hacia, sentir horror por, sentir una aversión hacia, tener antipatía, tener horror a…

Me caen mal las personas que cambian de actitud cuando se juntan con otras personas. Las falsas. Las de ahora me sirves, mañana no. Me cae mal la gente que no saluda al entrar. La que se atreve a dar consejos baratos sin posicionarse en la piel del otro. Me caen mal las personas que sólo se acuerdan de ti cuando están hundidos. Las que no saben hacer de una crítica una construcción. Aquellas que se cierran a aprender de otros. Las que creen estar en posesión de la verdad. Me caen muy mal las personas que trabajan con personas como si fuesen piedras. Las que subestiman. Las que no se manchan las manos cuando ven injusticias. Las que no escuchan y solo hablan de ellas mismas. Las que no preguntan y dan por sentado. Las que no hacen diferencias positivas porque no es lo mismo una embarazada en un autobús que tú que estás como una rosa. Me cae mal la gente que no es capaz de ver que sin salud la vida es diferente y que toda base de felicidad empieza en ella. Sin embargo, no voy a dejar que te hundas porque dentro de lo malo somos afortunados y eso va por ti. Si yo sonrío, tú también puedes. Si yo lucho, tú también puedes. Si yo me lo tomo con humor, tú también puedes, dad.

img_2294

Sigue leyendo